El Rey de la Habana

[Listening: el ronroneig d’aeren]

Tuvo una muerte terrible. Su agonía duró seis días con sus noches. Hasta que perdió el conocimiento. Al fin murió. Su cuerpo ya se podría por las ulceraciones producidas por las ratas. El cadáver se corrompió en pocas horas. Llegaron las auras tiñosas. Y lo devoraron poco a poco. El festín duró cuatro días. Lo devoraron lentamente. Cuanto más se podría, más les gustaba aquella carroña. Y nadie supo nada más.

És el final de ‘El Rey de la Habana’, de Pedro Juan Gutiérrez. Llibre dur, però força recomanable. Explica la mísera vida d’un xaval de La Habana que per circumstancies alienes a ell ha de fugir de casa i la justicia, i sobreviu al carrer. Tot narrat amb La Habana i entorns com a escenari, sense estalviar en cruesa, ni en la vida del xaval, ni en la de la mateixa Habana. Un cop d’ull, de pas, a la situació de la ciutat en sí.

[Listening: el meu teclat, la diagonal, aeren, audrey… un bon so per a ‘silenci‘]

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: